NOSOTRAS

Nos conocimos haciendo lo que más nos gusta: Cumplir sueños. Desde el principio creamos un vínculo especial marcado por el compañerismo y la dedicación a nuestro trabajo. Podríamos decir que fue un cliché laboral, que nos llevó a ser un gran equipo, pero sobre todo a ser grandes amigas.

Somos inevitablemente auténticas soñadoras, nos encanta ir un paso más allá y alcanzar nuestros objetivos. Entre nuestros sueños apareció Limón y Sal Weddings, nuestro proyecto y reflejo del amor por nuestro trabajo. Aunque ya llevábamos más de 10 años dedicados a los eventos, con Limón y sal emprendimos realmente nuestro camino. Ningún camino es fácil, pero recorrerlo siempre es una aventura que merece la alegría, hemos aprendido mucho y aún estamos seguras de que nos queda mucho más por aprender. Cada día es diferente y cada día que conocemos a una pareja es como volver a empezar para crear el sueño de su gran día.

Nos encanta disfrutar de las pequeñas cosas, de tardes de charleta, divagando en pequeños y grandes proyectos, en cosas que llegaremos a hacer y otras que posiblemente no hagamos, pero de esas tardes, nacen ideas que nos hacen avanzar y renovarnos cada día.
Somos muy diferentes, pero en nuestras diferencias encontramos las cosas que nos hacen tan afines, entre ellas podemos decir que las dos somos muy familiares, cercanas y naturales, que nos entregamos en lo que hacemos y vivimos cada boda como si fuera la nuestra, nos emocionamos, reímos y compartimos estos momentos que tan felices nos hacen. Amamos lo que hacemos y por ello disfrutamos cada día de nuestro trabajo.